El running forma parte de las vidas de una multitud de personas que se congregan en las carreras que suelen celebrarse los fines de semana, se puede decir que correr está de moda, la práctica de ejercicio produce múltiples beneficios para el organismo, pero esto no es algo nuevo para los que llevamos bastantes años metidos en este deporte.

Lo de correr en las calles, en el parque, en la pista de atletismo, en el campo o en la playa es algo que va más allá de la simple práctica deportiva, en realidad es mucho más profundo que eso, más espiritual de lo que una persona ajena pueda creer, es simple, tras un paso y otro, al ritmo de la música, los cerebros desconectan “de verdad” de todo lo demás, es desde luego la mejor manera de volver a comenzar después, como un verdadero reset que te restablece con el mundo.

Practico atletismo desde el año 2002 y desde entonces he vivido todo tipo de experiencias, ya sea solo o en equipo, y siempre obteniendo la misma conclusión, el deporte es una piedra angular en mi vida, me ayuda a ser mejor persona, a estar más concentrado a enfocar los problemas desde una perspectiva distinta, tomando una ligera ventaja (o al menos a tener esa sensación).

Correr te ayuda a enfocar los problemas de una manera distinta, te quita la negatividad de encima y lo ves todo de una manera mucho más optimista, ideal para superar cualquier reto que pueda aparecer, no solamente en el deporte.

Cuando correr es seguramente uno de los mayores dilemas que puede encontrar todo runner, pero ya sea antes o después de la jornada laboral la experiencia es fantástica.

Si corro antes de la jornada, me obligo a madrugar, aunque sea una hora antes, y en el momento en el que obligas a tu cuerpo al deporte, estás obligándole a despertar definitivamente, a activarse, y esto se nota cuando llegas a la oficina, porque no necesitas ningún estímulo más, tu ya hace tiempo que te has puesto en marcha, mientras el resto de compañeros necesitan ese primer café, sentarse, encender el ordenador…

Y si lo hago tras la jornada me sirve para pulsar mi reinicio particular, para eliminar cualquier posible resto de negatividad, y volver a iniciar de nuevo con la misma ilusión que el día anterior.

Llevar una vida saludable y positiva, teniendo como base los valores olímpicos y deportivos creo que ha sido una de las mejores elecciones, por eso me tomo el running como una auténtica filosofía de vida.

Sobre mis proyectos relacionados con el deporte, principalmente tengo dos, proyectados en un par de blogs, uno de carácter más general Inforunners, con información de todo tipo y el otro Diario Runner, en el que voy explicando mi experiencia personal, mis carreras, periplos y demás, sin más pretensión que compartirlo con el resto.