¡Por fin es viernes!

Viernes, para muchos el mejor día de la semana, inicio de dos días de desconectar de la rutina, pero en las circunstancias en las que estamos se convierte en un día más (o un día menos) según se mire.

En mi trayectoria laboral (no es este el blog para hablar de ello, que para eso está xavi.tel) he tenido todo tipo de horarios, turnos intensivos, partidos, de lunes a sábado, y sí también de lunes a viernes, y debo decir que tener fiesta los fines de semana está muy sobrevalorado.

En tienda, mi horario es partido, de lunes a sábado y con dos días por semana como festivos, un fin de semana sí y otro a elegir un día entre lunes y viernes (además del domingo).

Con el teletrabajo, he vuelto a tener una jornada de lunes a viernes (con intensivos de mañana y tarde), y aunque está muy bien, debo deciros que no lo cambio por estar en la tienda, por volver a mi rutina, a mi vida habitual.

Ahora que estamos metidos en casa y solo salimos para lo más mínimo, el sentido de los sábados y domingos queda desierto, y por mucho que te montes el vermouth en la terraza, o la mismísima pista de baila en el salón, no, no es igual.

Yo los días de fiesta aprovecho (aprovechaba) para hacer deporte, correr mis km. en la pista de atletismo, pasarme mi hora en el gym, realizar mis estiramientos y mis particulares sesiones de yoga relajante en el césped dels Ploms, luego el resto del día con familia y amigos, viendo cual podía ser el plan, y con eso tenía más que suficiente.

Ahora el panorama es que los findes se convierten en un montón de horas vacías que hay que intentar rellenar, porque entre semana, con el tema del teletrabajo, por lo menos estoy más entretenido, y se me pasa bastante rápido.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.